BIOGRAFIA

Inicios y antecedentes.

David Mateos (Mateólika) inicia su carrera artística en el barrio Barcelonés de Trinitat Nova, en el año 2001, abordo de la banda de Rock latino Stoy Ke Trino. Músico, Cantante y show-man, se forja en los escenarios gracias a la energía y la vitalidad explosiva de una banda que llega a traspasar fronteras recorriendo más de diez países durante tres giras europeas, entre ellos Francia, Italia, Holanda, Alemania, Suiza, Austria, República Checa, Dinamarca, Eslovenia, Hungría… dejando grabados dos discos de estudio, el Soñador (2006) y Señor Guindilla (2009) y un DVD, Mala Imagen (2010) en riguroso directo en su ciudad natal. Un documento sonoro y visual muestra del trabajo hecho durante nueve años por todos sus integrantes.

bio-mateolika-02

Mateólika

Con la idea clara de desgarrar voz y guitarra e interpretar nuevas composiciones de una manera más Libre, satírica, crítica y teatral, Mateo compone a finales del 2007, una obra que alcanza una madurez tal que de nuevo se verá abocado a visitar los escenarios de medio mundo llegando a disfrutar de las calles, ateneos, teatros y festivales de Francia, Italia, Holanda, Alemania, Suiza, República Checa, Dinamarca, México y como no, toda la península. Después de la salida de su primer disco “La Matanza de la Rumba” (2012) y de un segundo construido gracias a la banda de punk rock Eme de Mear, “8 Canciones que no le gustan ni a mi madre” (2014), son más de 300 shows los que avalan un directo adrenalínico lleno de connotaciones políticas y alusiones al sistema global, improvisaciones frente al público y todo conducido por un estilo musical único y personal mezcla de la Rumba, el Punk y el Ska.

bio-no-apto-para-cabezas-huecas-mateolika-02

Con motivo del 10º aniversario como artista en solitario, Mateólika presentará, de la misma manera que viene haciendo, su último trabajo “No apto para cabezas huecas” (2016) Un disco determinante en la carrera del artista, ya que nuevos estilos musicales hacen aparición y se introduce la performance como modo de expresión, recuperando la esencia de los primeros años cuando las acciones y las locuras estaban tan presentes en los conciertos.

Con una proyección internacional e incesante y con las miras puestas de nuevo en Europa y Japón, Mateólika sigue creciendo como artista y llegando a todas aquellas personas que deseen ver, oír y gritar.